Por qué debería refinanciar su hipoteca actual

Antes de la crisis financiera, era común que las personas optaran por un segundo gravamen. Diez años después, quienes tomaron esta decisión están llegando al final de su período de carencia. Si tomó un gravamen inmobiliario o está considerando tomar uno, continúe leyendo para saber lo que esto significa y lo que puede hacer.

¿Qué es un gravamen inmobiliario?        

Entonces, ¿qué es exactamente un gravamen? Se define como un «documento legal presentado por un acreedor (prestamista) para registrar su reclamo sobre la propiedad del deudor (prestatario)». Básicamente, un gravamen sobre una vivienda es una hipoteca porque el banco puede reclamar la propiedad parcial de la casa.

Un segundo gravamen es otra hipoteca además de la original. ¿No entendió? Un segundo gravamen muy común es una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC, por sus siglas en inglés). Cuando opta por una HELOC, puede pedir un crédito hasta un límite específico por la duración del préstamo. Bankrate explica que:

“Durante [la duración del préstamo] puede retirar dinero a medida que lo necesite. A medida que cancela el capital, su crédito se renueva y puede volver a usarlo. Digamos que tiene una línea de crédito de $10.000. Usted pide prestado $5.000, pero luego paga $3.000 para el capital. Ahora tiene $8.000 disponibles en crédito. Esto le proporciona más flexibilidad que un préstamo con garantía hipotecaria a tasa fija.”

Este período de retiro se extiende, generalmente, por 10 años, pero puede durar hasta 20 años. Esto significa que muchos de los que tomaron el segundo gravamen justo antes de la recesión ahora se enfrentan al final de su período de carencia. Una vez que este período termine, los prestatarios verán un cambio drástico en sus pagos.

¿Debería refinanciar mi línea de crédito con garantía hipotecaria?

Si usted es una de las muchas personas que están a punto de ver cómo sus pagos mensuales aumentan rápidamente, existe una solución para usted: refinanciar. Al refinanciar su HELOC, es posible que vea una tasa de interés más baja y que tenga la oportunidad de convertir su préstamo con tasa ajustable en un préstamo a plazos con tasa fija.

Esto significa que sus tarifas se mantendrán iguales durante la vigencia del préstamo y que no tendrá que preocuparse por un aumento en sus pagos.

La refinanciación también le permite tomar un préstamo a corto plazo, lo que puede dar como resultado la creación de capital nuevo rápidamente. Además, de este capital, podrá obtener más efectivo.

Pareja conversando

¿Cuáles son mis opciones para refinanciar?

Existen diferentes formas de refinanciar su HELOC, como refinanciarla con una HELOC nueva. ¿Confundido? Significa que comenzará de nuevo con esta HELOC y que solo tendrá que preocuparse por el período de carencia. Todavía tendrá que pagar el saldo completo, pero esta opción le permite hacer frente a sus necesidades inmediatas.

Otra opción es pagar la HELOC con un préstamo con garantía hipotecaria. Al elegir esta ruta, tendrá la oportunidad de pagar el préstamo a una tasa fija (es decir, sus pagos no aumentarán). De esta manera, podrá planificar fácilmente sus pagos, ya que será el mismo monto durante la vigencia del préstamo.

Finalmente, considere refinanciar tanto la HELOC como la primera hipoteca en una nueva hipoteca principal. Este método también permite una tasa de interés fija. Si refinancia su préstamo en una hipoteca más larga (de entre 15 y 20 años), le ayudará a reducir los pagos totales de intereses.

Cumplir con los requisitos para una línea de crédito con garantía hipotecaria

Una vez que decida cómo refinanciar su HELOC, asegúrese de tomarse el tiempo necesario para prepararse para solicitar la refinanciación. Deberá demostrar su estado financiero (incluyendo los ingresos, los gastos, las deudas y los activos) con la documentación necesaria. Así que reúna sus «comprobantes de pago, formularios W2, declaraciones de impuestos, declaraciones de hipoteca, identificación con foto, prueba de seguro y cualquier otro documento que el asegurador considere necesario».

Mientras solicita la refinanciación, también se tomará en consideración su puntaje FICO (un tipo de puntaje de crédito), por lo que querrá asegurarse de que sea alto para que pague una tasa de interés más baja. Sin embargo, un puntaje tan bajo como 620 todavía es elegible, pero viene con una tasa de interés mucho más alta. ¡Tómese su tiempo para asegurarse de que su crédito sea excelente!

Por último, asegúrese de que cuenta con el capital mínimo en su hogar, luego de que tome el préstamo nuevo. Esto significa que deberá cumplir con las pautas del prestamista para la relación deuda/garantía.

Trabajar con un experto

El proceso de refinanciación puede parecer abrumador, pero su consultor hipotecario local está aquí para ayudarlo. ¡Contáctelo hoy mismo para averiguar cuál es la mejor solución para usted!

OnQ0726170681Y000003nK0R